Infecciones vaginales

¿Sabías que la vaginosis bacteriana es una de las infecciones íntimas más
comunes?
Te contamos qué es, cómo diagnosticarla y cómo combatirla para que saques el máximo partido a tu visita al médico de familia o a tu ginecólogo/a.

¿ES FRECUENTE TENER UNA INFECCIÓN VAGINAL?
Sí, es un problema médico frecuente, que en ocasiones puede asociarse a complicaciones obstétricas y ginecológicas importantes. Hay infecciones que afectan sólo a la vagina, y otras, que pueden propagarse a otros órganos, como ocurre con las infecciones de transmisión sexual (ITS): gonorrea, clamidia, virus del herpes simple y VIH.

¿ES SENCILLO SU DIAGNÓSTICO?
No siempre. Existen infecciones vaginales bien definidas, como las vaginosis bacterianas, la candidiasis y la tricomoniasis, pero hay otras que no están caracterizadas ni reconocidas del todo como pueden ser las infecciones vaginales mixtas.

¿CUÁL ES LA MÁS PREVALENTE?
La vaginosis bacteriana es la más frecuente siendo la responsable del 30%-40% de todas las infecciones vaginales. Si la padeces, tu flora vaginal se verá alterada por un exceso de bacterias patógenas. Lo notarás por un flujo desagradable con olor a pescado, blanquecino, fluido y homogéneo, aunque no tendrás picor ni inflamación. Su prevalencia en mujeres adultas puede ser de hasta el 30%. Se produce más frecuentemente en mujeres en edad fértil, pero también puede ocurrir en mujeres menopáusicas.

¿SE SABE QUÉ LA PROVOCA?
Se desconoce qué causa el cambio en la flora y por qué la mayoría de mujeres tienen una respuesta inmunológica muy débil y no presentan inflamación. Aunque no se considera una ITS, la vaginosis bacteriana está fuertemente asociada con la actividad sexual, en concreto con el hecho de tener múltiples parejas sexuales, aunque también ocurre en mujeres no activas sexualmente. El origen étnico, el tabaquismo, la humedad mantenida, la edad temprana de las relaciones sexuales, nuevas o múltiples parejas sexuales, duchas vaginales, etc. son también factores de riesgo.

¿EXISTEN COMPLICACIONES GINECOLÓGICAS ASOCIADAS?
Sí, existen estudios que asocian la vaginosis bacteriana con algunas complicaciones obstétricas, como pueden ser los abortos espontáneos tardíos, parto prematuro, adquisición de ITS, endometritis y enfermedad inflamatoria pélvica.

¿CÓMO SE PUEDE TRATAR?
Los tratamientos antibióticos actuales que se usan con frecuencia muestran una buena eficacia a corto plazo, pero las recaídas frecuentes, su limitado espectro de acción frente a determinados microorganismos y el aumento de las resistencias indican que existe una necesidad médica para encontrar tratamientos alternativos. En la actualidad, se dispone de un nuevo tratamiento no antibiótico por vía vaginal y de amplio espectro, con una rápida actividad frente a los microorganismos patógenos, sin resistencias adquiridas y con buena tolerabilidad, lo que lo hace un tratamiento seguro durante el embarazo y la lactancia, y que además no afecta a los preservativos de látex.

SI ESTOY EMBARAZADA,¿PUEDO TRATARME?
Sí, detectar y tratar la vaginosis bacteriana lo antes posible en pacientes de alto riesgo reduce los abortos espontáneos tardíos y los partos prematuros, además de otras posibles complicaciones.

¿PUEDO RECAER?
Sí, entre el 15% y el 30% de las mujeres tienen recaídas sintomáticas 30-90 días después del tratamiento y hasta el 50%-70% recaen en el plazo de 12 meses. Independientemente del tratamiento inicial, el número de recaídas aumenta a tasas similares en el período de 3 a 6 meses después del tratamiento. La conducta sexual o personal y otros factores que interfieren con el establecimiento de una flora vaginal normal tienen que ver con esas recaídas.

UNA FLORA VAGINAL SANA
La flora bacteriana vaginal sana está compuesta por un conjunto complejo de microorganismos, donde las especies Lactobacillus son las más dominantes en las mujeres en edad reproductiva. Se trata de una microflora muy dinámica y cambiante, que contribuye a mantener el pH vaginal, el equilibrio con otras especies y en definitiva representa un elemento de defensa frente a gérmenes oportunistas.

Vaginosis Bacteriana - Consejos para la paciente
Consejos para la paciente sobre vaginosis bacteriana

NOMBRE PRINCIPIO ACTIVO C.N. PROSPECTO
Fluomizin® 10 mg comprimidos vaginales Cloruro de Decualinio 686579.8 Consultar